Skip to content

7 Cuidados para Proteger tus Orquídeas durante el Invierno

Los meses de invierno suelen ser un reto para cualquier que se dedique al cultivo de orquídeas. Si acabas de comprar tu primera orquídea, de seguro te estarás preocupando por su cuidado durante los meses de invierno, pero la buena noticia es que estas plantas son mucho más resistentes de lo que creemos.

Las orquídeas suelen resistir las bajas temperaturas del invierno mejor que otras plantas ya que el ambiente ideal para ellas oscila entre los 50F y los 90F y, dependiendo de la variedad, el invierno suele su temporada de floración. Lo importante es cubrir las necesidades básicas de nuestras orquídeas

Dicho esto, acá te daremos algunos consejos que te ayudarán a darle a tus orquídeas los cuidados necesarios para mantenerlas saludables durante el invierno.

# Luz

Al igual que la temperatura, la luz natural cambia totalmente durante el invierno y debemos tomarlo en cuenta para que nuestra orquídea tenga suficiente exposición al sol. Por lo generallas ventanas en el sur son perfectas para ubicarlas durante el invierno. Sin embargo, no debemos olvidar protegerlas de la exposición directa por tiempos muy largos, especialmente en inviernos secos, ya que podríamos causar que la planta se queme y muera. Al recibir poca luz, las hojas de la orquídea se tornan amarillentas; si esto sucede, sólo tendremos que reubicarla en un sitio en el que reciba mayor iluminación.

# Riego

Se necesita tiempo y paciencia para encontrar la frecuencia de riego adecuada para nuestra orquídea y esto es especialmente cierto durante los meses de invierno. A medida que las temperaturas descienden durante el inverno, es recomendable reducir la frecuencia de regado. Las orquídeas suelen necesitar agua sólo para conservar la humedad, por lo regular, el regado puede reducirse a la mitad durante las semanas de invierno. Las raíces siempre serán el mejor indicador: Si se ven grises y las hojas están arrugadas debemos aumentar la frecuencia de riego; y por el contrario, si la raíz luce marrón y pulposa debemos disminuirla. La frecuencia ideal será la que mantenga las raíces verdes y gruesas.

# Fertilizante

Durante el invierno, la mayoría de las variedades de orquídeas, detienen su proceso de crecimiento para dar lugar a la floración. Por esto debemos disminuir el uso de fertilizante a dos aplicaciones al mes con la mitad de la intensidad que solemos utilizar regularmente. Esto evitará que la orquídea continúe usando energía para crecer y quede vulnerable a las bajas temperaturas que son comunes durante la temporada.

# Temperatura

Como mencionamos anteriormente, las orquídeas pueden resistir las bajas temperaturas mejor que otras especies de plantas, sin embargo, mantenerlas a bajas temperaturas por períodos prolongados terminará afectando la planta. Con la llegada del invierno, lo ideal es ubicar nuestra orquídea en una habitación cálida en la que reciba luz indirecta del sol y no esté expuesta a corrientes frías de aire.

# Aire

El aire suele ser más seco y frío durante el invierno y esto definitivamente no es favorable para las orquídeas. Si bien no podemos controlar el aire natural en espacios abiertos, sí podemos reubicarlas en diferentes habitaciones en las que estarán menos expuestas a vientos fríos que causen la caída de sus capullos. Por lo regular basta con alejarlas de ventanas. Por otro lado, debemos recordar que el aire fresco es vital para las orquídeas, por lo que es recomendable mantenerlas siempre en habitaciones ventiladas pero protegidas de las corrientes directas de aire.

# Trasplante

El invierno es uno de los mejores momentos del año para realizar un trasplante en caso de ser necesario. Al trasplantar nuestra orquídea durante los meses de invierno, no estaremos entorpeciendo su ciclo vegetal ni su proceso de floración y le estaremos dando a la planta un sustrato nuevo que la revitalizará para la siguiente primavera.

# Humedad

La humedad no debería ser un problema si conservamos nuestra orquídea dentro de nuestra casa, sin embargo, debemos tener en cuenta que las orquídeas necesitan humedad para mantenerse saludables. El nivel ideal de humedad para las orquídeas es de un 60%-70%. Si necesitamos aumentar la humedad podemos colocar una bandeja con guijarros y agua debajo de la orquídea, utilizar un humidificador o moverla al baño durante el invierno.

Algunas orquídeas que florecen en los meses de invierno

A menudo escuchará nombres pronunciados de manera algo diferente a lo que se indica a continuación como resultado de diferencias regionales.

Cattleya percivaliana
Coelogyne cristata
Schomburgkia superbiens
Lycaste skinneri
Oncidium
Phaius la Orquídea de la Monja
Angraecum eburneum
Brassavola nodosa
Cymbidium
Dendrobium nobile
Epidendrum ciliare
Laelia anceps
Rhynchostylis gigantea

Florecen entre los 50F y 65F